La construcción del Puente Angostura costó 41 millones de dólares en 1967, hoy ya finalizando el 2020, serían aproximadamente 25 trillones de bolívares soberanos y contando.

“El Orinoco, con su peculiar régimen de grandes crecidas, obligó a adoptar métodos especiales de construcción durante la realización del Puente Angostura”.

A pesar de las décadas que han transcurrido, hay condiciones naturales inherentes a esta región, que la hacen un lugar especial.

El 19 de diciembre de 1962, se colocó la primera piedra de la obra que completaría la trilogía de obras públicas que garantizaban el impulso y desarrollo económico de Guayana.

Las otras dos obras serían la Siderúrgica de Matanzas, conocida hoy como la Siderúrgica del Orinoco e inaugurada en 1958 y la Represa de Guri que estaba en proceso de construcción y se inauguraría en 1968.

En aquel entonces desde Guayana, se procesaban toneladas de hierro y acero, la región estaba lista para dar, a buena parte del país, electricidad, porque tendríamos la segunda Central Hidroeléctrica más grande de América.

Ya teníamos el primer puente sobre el Orinoco y esto minimizaba costos, en comparación con lo que se requería para hacer mantenimiento a las chalanas y facilitaba el acceso

El Puente Angostura fue una petición del pueblo bolivarense y fue una expresión tangible de la democracia.

Así lo expresó el presidente de la República de Venezuela en aquel momento, Raúl Leoni “Guayana ha sentido la necesidad de una comunicación directa con el resto del Venezuela. Esa necesidad dio nacimiento al vehemente deseo de los habitantes de esa región de un Puente sobre el Río Orinoco. La democracia es fe, deseo de construir y empeño en satisfacer las necesidades de los pueblos”.

¿CUÁNTO COSTÓ Y CUANTO COSTARÍA HOY?

La Venezuela de la década de los 60’ era una muy estable económicamente hablando, la producción petrolera nos hacía visibles y fuertes en mercados internacionales. Ya se hacía una cotización del bolívar con respecto al dólar (desde 1929). Nuestra moneda estaba respaldada por el patrón oro. Es decir, cada bolívar tenía en el Banco Central de Venezuela, su respaldo en oro.

Para 1966, año en el finalizó la construcción del puente, cada dólar tenía un valor de 4,30 bolívares.

El Puente Angostura tuvo un costo total de 177.512.000 bolívares, es decir, 41.281.860,46 $. El costo anual, proyectado, de operación, mantenimiento y administración sería de 663.000 bolívares, es decir 154.186,04 $.

Hoy en día, 41 millones de dólares, serían aproximadamente 25 trillones de bolívares soberanos y contando, a razón de un promedio de 4 por ciento diario de inflación.

PUENTE ANGOSTURA #9, #4 Y #1 DEL MUNDO

Al momento de la inauguración del Puente Angostura, el 6 de enero de 1967, figuraba como el puente colgante número nueve del mundo, tomando en cuenta su extensión, la cual alcanza un total de 1678,5 metros.

Noticia Relacionada  Abatidos “El Richita” y “El Hexel” por Cicpc en Ciudad Bolívar

Era también el número cuatro del mundo, sacando del listado a los puentes colgantes de Estados Unidos y el número uno contando solo a los países de América Latina.

Para aquella época, el puente colgante más largo del mundo era el Verrazano-Narrows, ubicado en New York inaugurado en 1964, seguido por el Golden Gate, ubicado en San Francisco, California, inaugurado en 1937.

El tercer lugar de la lista lo ostentaba el Puente Mackinac de Michigan, construido en 1931.

Entre tanto, en el cuarto y quinto lugar, estaban, el Puente George Washington, también ubicado en New York y construído en 1931 y el Puente Salazar, ubicado en Lisboa, hoy conocido como el Puente 25 de abril, inaugurado en 1966.

El sexto lugar era ocupado por el Firth of Forth de Escocia, inaugurado en 1963, mientras que, en el séptimo y el octavo, estaban el Severn de Bristol Inglaterra y el Tacoma de Washington, inaugurados en 1966 y 1960, respectivamente.

Hoy el PUENTE ANGOSTURA ocupa el lugar número 59 del mundo y sigue siendo, el puente colgante más largo de América Latina

BOLIVARENSES INSIGNES LO EJECUTARON

La historia del Puente Angostura comenzó mucho antes de 1967, digamos que oficialmente esta historia se comenzó a escribir en 1962, pero muchos años antes ya estaba proyectado en la visión país.

Quienes gobernaban, vieron en la Región Guayana, un importante eje de desarrollo, que podría generar a la nación ingresos extras a la renta petrolera, ya andábamos en esa búsqueda de “sembrar el petróleo”.

Durante la génesis del proyecto, Rómulo Betancourt era el presidente de Venezuela y también durante su mandato el guayanés Leopoldo Sucre Figarella, era el Ministro de Obras Públicas y por lo tanto, encargado de la obra.

Sucre Figarella, designó como Coordinador del Proyecto al Ingeniero Paul Lutsgarden, guayanés también y un maestro del diseño, así que todo estaba dispuesto, no habría sorpresas, había profesionalismo y también mucha identidad y regionalismo, tendríamos el mejor puente del mundo.

Como cosas de Dios, si bien la obra fue iniciada por Betancourt, sería a Raúl Leoni, insigne guayanés, a quien, como presidente de la República en 1967, le correspondería culminar la obra e inaugurarla.

Si hablamos en términos coloquiales, todo estaba entre familia, el éxito de esa construcción estaba asegurada, porque había tres guayaneses a la cabeza de un proyecto que garantizaba el desarrollo de nuestra región, como grandes visionarios que fueron, sabían que en Guayana estaba el futuro de Venezuela.

 María Alejandra Pasarella